Historia

El INBIRS / Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y Sida (ex-CNRS / Centro Nacional de Referencia para el Sida) es una institución con doble dependencia de la Universidad de Buenos Aires y del CONICET, que se creó el 8 de octubre de 1987 por resolución 874/87 de la Secretaría de Salud.
Desde sus inicios presta una activa colaboración con todas las administraciones de los Programas Nacionales de Lucha Contra el Sida del Ministerio de Salud de la Nación, independientemente de los cambios en su administración, estructura y políticas coyunturales. En 1997 es designado Centro Regional Colaborador de la Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud (OPS / OMS).

Nuestro Instituto ha desarrollado en todos estos años formación profesional y académica que se plasma en diversas tesis de Doctorado, tesis de Maestría y tesis de Licenciatura; y ha brindado en distintos aspectos apoyo técnico para el diagnóstico, la interpretación, la validación, estudio de vigilancia y el Control de Calidad de la infección por HIV y otros retrovirus humanos.

Una de las principales actividades del INBIRS durante la década del 80 y principios de los años 90 (ante la necesidad de evaluar el impacto que la epidemia de HIV/Sida tenía en nuestro medio) fue el desarrollo de los primeros estudios epidemiológicos de relevancia sobre la infección por el HIV-1 en distintas poblaciones vulnerables de Argentina.
Los datos aportados por estos estudios contribuyeron significativamente al Programa Nacional de Lucha contra el Sida.

Asimismo el INBIRS ha trabajado estrechamente con el Ministerio de Salud en la formación de recursos humanos desde 1987 organizando cursos y talleres para personal de laboratorio con el fin de capacitar en el diagnóstico de la infección por HIV, bioseguridad y control de calidad.
Estas actividades fueron especialmente dirigidas a bancos de sangre y laboratorios del sector público de distintas regiones del país. También se prestó asesoramiento a laboratorios públicos del Uruguay, Paraguay y Chile, con quienes posteriormente se realizaron trabajos en colaboración.

Distintos convenios internacionales permitieron la implementación por primera vez en la Argentina de métodos moleculares para diagnóstico y caracterización de HIV-1.
De este desarrollo surgieron dos importantes actividades que desde 1990 se llevan adelante en el INBIRS: el diagnóstico pediátrico y la caracterización molecular de HIV.
A principios de esa década (cuando se comenzó a conocer que dentro del HIV-1 se agrupan diversas variantes o subtipos cuya distribución global es diversa) el objetivo principal de los trabajos de caracterización molecular fue analizar la diversidad del principal determinante antigénico de neutralización (“V3 loop”) del HIV-1 en pacientes de la Argentina.
Con los resultados obtenidos pudo determinarse que las secuencias locales poseían características propias, hallazgo que cobraría importancia tiempo después al desarrollar los estudios de epidemiología molecular.
Varios estudios de caracterización abordados lograron identificar la presencia de virus recombinantes en la Argentina y posteriormente determinar el perfil de la epidemia de HIV-1 en nuestro país, culminando con la identificación de las formas recombinantes circulantes CRF12_BF y CRF16_A2D.

A partir de 1996, con el desarrollo de métodos de cuantificación viral y la implementación del tratamiento “HAART” que tuvieron un gran impacto en la evolución de la epidemia en especial en los EE.UU. y Europa, se implementó en el INBIRSla determinación de carga viral.
Actualmente el laboratorio realiza un alto número de determinaciones a nivel nacional, prestando colaboración con el Programa Nacional de Lucha contra los Retrovirus del humano y Sida a través de convenios entre el Ministerio de Salud y la Universidad de Buenos Aires.

Dadas las características de los métodos para el diagnóstico y aspectos socio/económicos involucrados en la problemática del Sida en nuestro país fue necesario generar una base de datos (inexistente hasta aquel momento) que permitiera conocer la tasa de transmisión y realizar una adecuada intervención terapéutica.
La implementación de los métodos moleculares para el diagnóstico permitió colaborar en estudios retrospectivos y prospectivos en niños nacidos de madres HIV positivas, pudiéndose establecer la importancia del diagnóstico temprano para la prevención de la transmisión.

La implementación de los ensayos de resistencia por métodos moleculares en el monitoreo de la infección por HIV en pacientes con falla terapéutica constituyó un nuevo desafío tecnológico para nuestra región.
Nuevamente el INBIRS participó en estudios colaborativos con prestigiosas instituciones nacionales e internacionales para la evaluación y puesta a punto de los ensayos de resistencia. Desde 1998 se desarrollaron estudios de monitoreo de mutaciones asociadas a resistencia y se evaluaron distintos métodos comerciales. Como resultado de ellos pudo evidenciarse:

  • • La influencia de las variantes locales en una menor eficiencia para la detección de mutaciones por los métodos de hibridación (LiPA)

  • • Las prevalencias de mutaciones asociadas a resistencia en poblaciones “naïve” de tratamiento de nuestro país.

  • • La dinámica en la evolución de las mutaciones ante la interrupción de tratamientos.

  • • La discrepancia entre distintos algoritmos para la interpretación de resultados basados en secuenciación.

  • • La presencia de polimorfismos (mutaciones secundarias) relacionadas con las recombinantes BF circulantes en
    nuestro país.

 

Hoy en día, con la adquisición de equipamiento para la secuenciación automática, estos ensayos se realizan en forma rutinaria en nuestros laboratorios.

El INBIRS no cuenta con presupuesto proveniente de la Administración Nacional, por ello ha solicitado y recibido subsidios de distintas instituciones y/u organizaciones nacionales (CONICET, UBA, SECyT, Salud Pública) e internacionales (Sarec, ONUSIDA, OPS/OMS, NIH, NMRCD) que han permitido el crecimiento científico-técnico de sus integrantes.
Gran parte de este crecimiento en la producción científica y de prestación asistencial se ha logrado gracias a un emprendimiento de modernización en infraestructura que empezó a desarrollarse a partir del año 1999. Se remodelaron instalaciones y laboratorios, se informatizó y mejoraron las comunicaciones y se incorporó tecnología de alto nivel acorde las necesidades de un laboratorio de este tipo.
Actualmente cuenta con 600 m2 de laboratorios destinados a biología molecular y al procesamiento de materiales de riesgo biológico. El área de seguridad biológica, construida según normas internacionales, cuenta con laboratorios de niveles I, II y III, siendo los dos últimos equipados con sistemas de filtración HEPA y presión negativa.

Se establecieron programas de control de calidad internos y externos, desarrollándose manuales de procedimientos para todos los laboratorios del Centro y sistemas de control. Participando en ensayos clínicos internacionales multicéntricos y fomentando la colaboración con otros grupos de especialistas en el área con el objetivo de incrementar la investigación a nivel local.

Este desarrollo de investigación básica y clínica de alto nivel junto con la formación de recursos humanos, es esencial para enfrentar desafíos sanitarios como la pandemia del Sida. En los países desarrollados, esta conjunción ha logrado disminuir los índices de morbi-mortalidad de la población.

Por las metas ya alcanzadas sabemos que mantener estos recursos humanos en nuestro país es una obligación ineludible. La ampliación y modernización de la infraestructura de nuestro Instituto ha generado mejores condiciones de trabajo y calidad técnica, permitiendo un incremento significativo en el número de profesionales que desarrollan sus actividades de investigación.
La excelencia en la formación científica y técnica es la única forma de mejorar la calidad y el nivel de la investigación y que ésta forme parte de las políticas nacionales de salud transformándose, lo antes posible, en instrumentos que mejoren la calidad de vida de la población.


Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA
INBIRS UBA - CONICET
Paraguay 2155, Piso 11 (C1121ABG) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
Tels: +5411-4508-3689/3671 - Fax+5411-4508-3705